La definición por excelencia que conocemos de la música es “sucesión de sonidos y silencios agradables al oído”.

Parece algo muy genérico con decir sonidos y silencio.

Y la expresión “agradables al oído”, también lo vuelve muy abstracto porque lo que a mí me gusta es distinto a lo que a ti te gusta.

Los tres principios básicos de la música son:

  • Melodía: que es la sucesión de notas y silencios, los cuales pueden ser agudos y graves.
  • Ritmo: que es la manera en la que a cada sonido se le da una duración en particular y es guiada por un tiempo.
  • Armonía: que es la combinación de varias notas en conjunto.

Con este último principio de la armonía, se empezaron a realizar canciones más complejas.

Ya no era una sola persona la que cantaba o solo un instrumento. Gracias a ella, diversas voces o varios instrumentos podían ser ejecutados a la vez.

Además también se comenzó a realizar combinaciones más complejas, con el juego de voces e instrumentos en conjunto.

En un principio la gente quizás lo llegó hacer con naturalidad, porque era lo que sentían que sonaba bien.

Sin embargo, con el tiempo y el estudio de grandes músicos, empezaron a surgir formas de cómo ordenar la música.

Se dieron cuenta que siguiendo ciertos patrones podías crear música que fuera “agradable” al oído de las personas.

Historia de la armonía

Cuando nos referimos de la música, hablamos en concreto de la música occidental.

Antiguamente los griegos hacían música por medio de algo que se denomina actualmente como sistema modal.

Ellos realizaban sus cantos en relación a las siete notas de una octava en particular, estamos hablando de épocas antes de Cristo.

Luego con el intercambio de conocimientos del mundo occidental, en la Edad Media se empezaron a realizar cantos polifónicos.

Es decir, era el juego de voces simultáneas cantando al mismo tiempo con notas distintas, pero con melodías que podían ser iguales o similares.

Lo que hacían era que una persona cantara una nota base y otra persona iba a cantar al mismo tiempo, pero variando por 4, 5 u 8 notas más aguda.

Quizás se escuchaban un poco de forma cuadrada, pero era la manera en que hacían que por medio de matemáticas simples darle más brillo a la música.

No habían tantas variaciones como las que se escuchan hoy día.

Este tipo de música perduró por varios siglos haciendo variaciones, pequeñas de vez en cuando pero nada que generara escándalo.

No fue sino hasta en el Renacimiento, que surgen otras maneras, que en vez de utilizar las típicas se empezaron a usar terceras y sextas.

Ya no eran solo cuartas, quintas y octavas a lo que se reducía el mundo musical, sino que se amplió un poco el panorama.

Y esto fue gracias al sistema tonal.

El sistema tonal no es más que la forma en la que actualmente se organizan las escalas, su estructura y alteraciones.

Este sistema está guiado por tonos y semitonos, los cuales indican la distancia que hay de una nota a otra.

¿Qué se estudia en armonía?

Tonos: es la distancia que hay de una nota consecutiva a otra, por ejemplo, de Do a Re.

Semitonos: es la distancia intermedia que hay entre dos notas, es decir, entre Do y Re existe un sonido intermedio que es indicado por las alteraciones.

Alteraciones: son las que permiten aumentar un semitono, con un sostenido, disminuir un semitono, utilizando un bemol, o cancelar una alteración con un becuadro.

Escalas: es la sucesión de notas que existe, por ejemplo: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La y Si. Estas mantienen una estructura en particular de tonos y semitonos.

Tonalidad: es la que indica en qué escala se encuentra una pieza o canción, además de indicar si es mayor o menor.

Intervalos: es la distancia que hay entre una nota a otra nota. Muy bien pueden ser saltos con notas conjuntas o disjuntas, por ejemplo: Do a Re, o bien de Do a Sol.

Acordes: es la formación de notas que hay en una tonalidad, las cuales se tocan al mismo tiempo y tienen una estructuración, que puede variar.

Función tonal: son las triadas por las que una pieza puede estar estructurada para darle una armonización.

Más información

  1. ¿Qué es eso de la Armonía?

  2. Añadir enlace
En internet hay millones de contenidos gratuitos que merece la pena compartir. Si conoces algún recurso interesante que debería estar en la lista, puedes añadirlo aquí: