¿Te has preguntado alguna vez por qué el pegamento que se utiliza para la madera o los zapatos es distinto al que comúnmente usamos para pegar papel u otros objetos?

Para empezar, el pegamento que utilizan los carpinteros o zapateros se conoce como pegamento de contacto.

Esta es una sustancia que te permite adherir una superficie con otra de una manera muy particular.

¿Cómo funciona el pegamento de contacto?

En nuestra vida diaria normalmente usamos cola blanca, pegamento en barra o barras de silicona para adherir un objeto a otro.

Estos objetos pueden ser papel-papel, cartón-papel, cartón-cartón, entre otros.

Y lo hacemos colocando uno de estos pegamentos en uno de los objetos e inmediatamente se junta con el otro objeto que no se le colocó producto.

De ahí esperas a que el pegamento seque y listo.

Con el pegamento de contacto la cuestión cambia, por dos cosas muy sencillas:

  • Primero, en vez de colocar pegamento en un solo objeto, lo empleas en ambos objetos.
  • Segundo, no juntas los objetos inmediatamente, sino que tienes que esperar un tiempo determinado a que ambas superficies estén medianamente secas.

Luego de esto es que puedes juntar ambas partes y, necesariamente, ejercer presión sobre ellas para que el pegamento surta efecto.

¿Pero por qué ocurre esto?

Esto se debe a los compuestos que tiene este tipo de pegamento.

Puede estar compuesto por diversos químicos, uno de ellos puede ser el policloropreno o también conocido como neopreno.

Este componente a base de caucho sintético se fabrica por polimerización del compuesto cloropreno.

La polimerización no es más que la reacción que pueden tener un químico de bajo peso, es decir un monómero, en contacto con otro químico de bajo peso.

Otro compuesto que se puede encontrar es el poliuretano.

A diferencia del neopreno, este componente viene del plástico.

El poliuretano como pegamento se origina con la reacción de dos sustancias químicas, un grupo de isocianatos junto con polioles.

Para que estas sustancias realicen el efecto de adhesión necesitan un tiempo de curado, que puede ser alrededor de una semana, y con ello se dará la polimerización.

Descubrimiento del adhesivo

Desde la prehistoria el hombre ha tenido la necesidad de unir diversos objetos que le faciliten su supervivencia en la vida diaria.

Antiguamente utilizaban elementos directos de la naturaleza para pegar como los de origen mineral como la arcilla, o de origen animal.

Y otros pegamentos provenían de la savia de algunas plantas como el abedul y demás árboles, ya que tenía una consistencia resistente y permitían realizar construcciones para sus viviendas y monumentos.

¡Imagínate construir una casa cuyo cemento sea la savia de alguna planta!

Más adelante, a mediados del siglo XIX se empiezan a realizar pega con gomas naturales, y no es hasta principios del siglo XX Leo Hendrik Baekeland, experimenta con resinas provenientes del plástico.

Aunque es Fritz Klatte quien realiza la polimerización de uno de los compuestos más comunes de los pegamentos, el acetato de polivinilo.

Este es el que se utiliza para la cola blanca y demás pegamentos derivados.

En resumen…

El pegamento de contacto es un tipo de adhesivo especial con el que se realizan uniones de forma precisa.

Su modo de empleo es distinto a los pegamentos que se usan de forma cotidiana, gracias a los componentes químicos que puede tener como son el policloropreno (neopreno) y el poliuretano, por lo que es algo que se debe tener presente en su modo de uso.

Además, es sabido que desde la antigüedad siempre ha resultado necesaria contar con diversas sustancias que permitan unir un objeto a otro objeto.