Refranero popular:

"En este mundo traidor, de cagar nadie se escapa: caga el rico, caga el rey, caga el obispo y caga el Papa."

Y es que no hay gusto que se compare al gusto de cagar cuando te estás cagando.

Pero ya que es algo que se hace como mínimo todos los días, no está de más saber de qué se componen las caquitas o, elegantemente denominadas heces fecales.

Composición de las heces fecales

El 75% es agua.

El otro 25% es materia fecal, de la cual:

  • Casi un tercio son desechos celulares y bacterianos.
  • Otro tercio se compone de grasas, fibras musculares y materia inorgánica como fosfatos y carbonatos.
  • El resto son residuos que dependerán de la dieta.

Muy bien.

Investigación avanzada

Ya que hemos abierto el tema, podemos profundizar un poquito.

La biología de las heces

Los alimentos que consumimos se componen de dos partes fundamentales:

  • Los elementos nutritivos.
  • Los elementos no nutritivos.

Los elementos nutritivos son:

  • Agua.
  • Proteínas.
  • Grasas.
  • Hidratos de carbono.
  • Vitaminas.
  • Sales minerales.

Cuando el alimento entra en el cuerpo, el sistema digestivo se encarga de romper las sustancias en moléculas más sencillas de asumir, de forma que se puedan absorber los nutrientes.

El color de la caca

Para que te informes después de cada disparo, el color te dice muchas cosas:

Marroncito: color normal perfecto, debido a los pigmentos biliares (sustancias de color rojo y verde que vienen de la desintegración de los glóbulos rojos).

Amarillita: debido a la falta de pigmentos biliares, que podría ser por causa de una hepatitis (inflamación del hígado).

Rojiza: caca con sangre (hemorroides) o por ingesta excesiva de remolachas u otros colorantes.

Negra: la caca negra puede deberse a contenidos de sangre coagulada, consumo de regaliz o espinacas o por un exceso de hierro.

Verde: cuando las heces fecales están verdecitas normalmente se debe a que ha pasado muy rápido por el colon, o por consumo excesivo de verduras y colorantes.

Cuando la caca no es normal

Las caquitas pueden salir de muchas formas: más dura, más blanda, más grande o más fina.

Pero en algunos casos es señal de falta de salud.

Bolitas separadas: debidas al estreñimiento y un tránsito intestinal lento.

Acuosa y explosiva: normalmente debido a la diarrea.

Alargada y blanda: señal de un intestino irritable.

Comprobar si tenemos una caca saludable

Este test es una referencia para que lo hagas de forma rápida.

Aunque está claro que no hay nada mejor que un buen especialista para tener la respuesta más precisa.

Pruebas de una Caca Feliz:

¿Flota?

  • Sí flota: bien.
  • Se hunde: no tan bien.

¿Dureza?

  • Blanda: bien.
  • Muy dura: no tan bien.

¿Peso de la porción?

  • Por encima de 200 g: bien.
  • Por debajo de 200 g: no tan bien.

¿Cacas al día?

  • Una o dos veces: bien.
  • Varias veces: no tan bien.

¿Color?

  • Más claritas y amarillitas: bien.
  • Más oscuras y negras: no tan bien.

¿Olor?

  • Huele a perfume: extraño.
  • Huele mal pero normal: bien.
  • Huele muy mal: no tan bien.

¿Forma?

  • Como una pirámide perfecta o un plátano: bien.
  • Bolitas, o líquida: no tan bien.

Hay que consumir más fibra

Normalmente el fallo principal es la ausencia de fibra alimentaria.

Come más verduras y frutas y verás que tu caquita se pone más saludable.

No olvides visitar la Salamarkesa cada día para estar a la última en curiosidades y buen rollito.