En nuestro día a día nos encontramos este tipo de rocas en muchos sitios, sobre todo como encimeras en las cocinas o como decoración en las paredes de los edificios.

Y es que pueden adoptar texturas muy variadas, dando lugar a confusión. Pero para aclarar un poco la diferencia entre el granito y el mármol, vamos a aclarar de dónde vienen.

¿De dónde viene cada una?

El mármol

Diferencias entre Mármol y Granito

Es una roca metamórfica, que es aquella que se produce porque otra roca anterior ha cambiado su forma. Y de ahí el nombre (meta - cambio) y (morfo - forma). Generalmente es una roca sedimentaria que debido a altas condiciones de presión y temperatura, cambia su estructura interna, aunque hay muchos tipos de rocas metamórficas, según las condiciones en que estas se forman.

Algunos ejemplos son la pizarra, el esquisto, la eclogita, la cuarcita, la milonita o el mármol.

En particular, el mármol es una forma sedimentaria de calcio, conocida como piedra caliza, que se encuentra en el interior de la Tierra y al verse sometida a altas presiones y temperaturas, se transforma (meta morphos) en mármol.

El granito

Diferencias entre Mármol y Granito 1

El granito es el nombre de una roca que pertenece al grupo de las rocas ígneas plutónicas. Este tipo de rocas se forman por un enfriamiento lento del magma.

Este paso de una temperatura elevadísima hasta un enfriamiento, durante mucho tiempo (y ahí está la clave, en la duración del enfriamiento) es lo que provoca la formación de muchísimos cristales en la estructura de la roca.

De hecho, puedes observar en la imagen superior cómo los cristales se ven a simple vista.

Este efecto o característica es lo que lleva a denominar con el mismo nombre a otras rocas de distinto tipo pero que comparten características similares.

Así, de forma generalizada, granito es también el nombre con el que se conoce a un conjunto de rocas (las denominadas rocas graníticas) de distintos tipos, que tienen la característica de estar muy cristalizadas, incluyen feldespatos (el grupo de minerales más común de la Tierra) en su composición y cuyos cristales pueden observarse a simple vista. En este conjunto se encuentran algunas rocas ígneas plutónicas (donde se encuentra el granito propiamente dicho, la granodiorita, sienita...), otras que son también ígneas pero volcánicas, que se producen cuando el magma tiene un enfriamiento muy rápido (como el basalto o la andesita) e incluso algunas rocas metamórficas (como la milonita o la migmatita).

Cabe destacar que mientras que el mármol es un tipo concreto de roca, las rocas graníticas son más bien un conjunto de rocas que comparten una serie de características.

¿Cuál es mejor?

Pues depende de lo que estés buscando.

Es importante saber que el mármol es poroso (tiene muchos agujeritos) y que se destruye fácilmente con agua, calor o ácido. Si vas a usarlo para una encimera, debes saber que las altas temperaturas (como poner una olla caliente encima) o incluso restos de zumos de limón o de naranja acabarán dañándolo con rapidez.

En ese caso sería mejor usar granito, que es mucho más duro y resistente a productos ácidos, además de ser menos poroso. Eso significa que es más fácil de limpiar, ya que la suciedad no se acumula en los poros o huequitos de la piedra.