Antes de la aparición de los plásticos actuales, existían los conocidos plásticos naturales, los
cuales presentaban una serie de ventajas y a la vez dificultades de fabricación.

Asta natural

Los trabajadores del cuerno (asteros) fabricaban cucharas, peines… que eran flexibles, suaves y
brillantes. Además, no se corroían y resistían cierto impacto.

La forma de trabajarlos consistía en ablandarlos y prensarlos hasta conseguir formas planas, que luego serían embutidas en moldes para dar formas útiles.

Goma laca

Se extraía de un insecto (Iac) alimentado de la savia de las plantas, que exudaba un líquido
espeso que se endurecía y proporcionaba unas propiedades únicas.

Al disolverse en alcohol, puede ser utilizado como recubrimiento brillante para superficies.

Además, esta goma laca era moldeable y fue utilizada para producir botones, pomos, aislantes
eléctricos y también para producir discos de fonógrafos.

Gutapercha

Procede de árboles originarios de Malasia, de los que se obtenía un material que se ablandaba
en agua caliente y después se moldeaba por presión manual, solidificándose posteriormente a
temperatura ambiente.

Este material no se rompía fácilmente y contaba con gran resistencia ante el ataque de
productos químicos, por lo que se convirtió en un buen aislante pata cables y conductores
eléctricos.

Polímeros naturales modificados

La complicada obtención y procesos de fabricación de los polímeros naturales, dio lugar a la
aparición de los conocidos polímeros naturales modificados, como por ejemplo:

Galatita

Se fabrica a partir de un material obtenido del suero de la leche (caseína), el cual se descubrió que se podía
endurecer mediante formaldehído. Esta masa endurecida recibió el nombre de galatita (piedra
láctea).


Se trataba de un plástico moldeable con el que se fabricaban botones, mangos y otros
pequeños objetos.

Caucho

Se trata de un látex natural extraído de la savia de algunas plantas, muy sensible a la
temperatura. Es por ello por lo que se ablandaba a altas temperaturas, y se volvía rígido al
enfriarse.

Se descubrió que combinado con azufre mejoraba sus características, y a este fenómeno se le
llamó vulcanización. También apareció la conocida ebonita, que se trataba de caucho
mezclado con hasta un 50% de azufre.

Sin embargo, el principal problema de este plástico fue el color (negro o marrón oscuro) y el
olor a azufre.

Celuloide

Se trata de celulosa en forma de hilos de algodón sometida a modificaciones químicas. Esta
celulosa, cuando era moderadamente nitrada, se conocía como piroxilina, un material que se
disolvía en ciertos disolventes y daba lugar a una fina capa transparente conocida como
colodión.

Aunque este material no resultó adecuado para aplicaciones industriales, tuvo gran importancia
para la fabricación de películas fotográficas.

Baquelita

Se trataba de un material polimérico formado por la reacción química del fenol y el
formaldehido. Su uso se extendió rápidamente y comenzó a aplicarse de forma industrial.

Este material fue utilizado para auriculares de teléfonos, cubiertas de cámaras Kodak y como
aislantes en sistemas eléctricos de automóviles.