Ponerte a tragar información como un cubo de basura no sirve para nada.

Te aprendes todos los tipos de clasificaciones y normativas y fórmulas y terminas haciendo un examen para después olvidarte de todo.

La realidad es que hoy en día el concepto de estudiar está bastante roto. La mayoría de estudiantes ni siquiera sabe por qué estudia.

Y es que para ser sinceros, las escuelas superiores suelen ser una fábrica de tiempo desperdiciado, donde la mitad de las cosas que se enseñan son inútiles. Y encima las que son útiles, se enseñan mal. En muchos casos los profesores son un auténtico desastre.

¿Qué pasa?

La sociedad es una compleja máquina que necesita personas capacitadas para completar tareas y solucionar problemas.

Es obvio que la necesidad de tener conocimientos y habilidades que estén demandados por la sociedad es muy importante.

Pero el problema está en que el sentido de la palabra estudiar está tan trillado que el hecho de estudiar en sí a veces parece que no tiene sentido.

La verdadera pregunta que hay que hacerse es:

¿Estudiar el qué? ¿Estudiar para hacer qué?

Resolver problemas

En realidad, cuando decidimos estudiar algo (ya sea una carrera, un grado medio o cualquier tipo de curso) lo que estamos haciendo es adquirir los conocimientos para resolver un determinado problema en la sociedad.

  • Un bombero estudia para poder afrontar emergencias urbanas de la manera más eficaz posible.
  • Un veterinario estudia para poder arreglar problemas en los animales.
  • Un dentista estudia para poder arreglar dientes podridos.

Y quien no estudia, pues simplemente no puede arreglar nada. Luego... es normal que le sea más difícil encontrar un trabajo.

Sé útil, y te utilizarán

La pregunta importante no es si estudiar sirve para algo, sino...

¿Qué estudios sirven para algo?

Observa a tu alrededor y piensa cuántos millones de problemas existen a diario en la sociedad que necesitan solución.

Piensa en esa tienda que necesita una página web para vender por internet, piensa en esa persona que siente que su vida no tiene sentido y necesita ver que sí lo tiene, piensa en ese vecino que tiene el coche roto y necesita que se lo arreglen porque él no tiene ni idea, piensa en esa enfermedad para la que aún no existe cura... el mundo está lleno de problemas que necesitan solución.

Y estudiar es el camino para conseguirlo.

Por supuesto que estudiar sirve para algo. Y no solo eso, sino que no estudiar es lo que no sirve para nada.

Pero hay que saber que tragarse fórmulas, tipologías y clasificaciones de memoria así porque sí, sin motivación y por el simple hecho de conseguir una certificación en alguna escuela, es una estupidez.

¡Porque eso no es estudiar! Eso es perder el tiempo y ver cómo la vida pasa y dejar que los demás resuelvan los problemas y después quejarte porque ellos ganan mucho dinero y tú no.

Estudiar es querer aprender, marcase un objetivo y buscar toda la información que necesites para resolver problemas que muy poca gente sabe resolver.

Y cuanto menos gente sepa resolver los problemas más urgentes en el mundo, ¡más dinero te pagarán por ello y más dinero te podrás gastar en lo que te dé la gana!

Estudiar sí sirve, pero antes hay que saber qué quieres estudiar y para qué.

No hagas esa carrera universitaria porque te lo dijeron tus padres o simplemente porque te gusta el nombre. Si no sirve para nada, ¡estarás perdiendo el tiempo y tu energía!

Busca cuáles son las habilidades más demandadas en el mundo y ponte a aprender. Hoy es más fácil que nunca aprender casi cualquier cosa.