El embarazo o periodo de gestación, es el proceso por el que pasa una mujer para alcanzar la formación completa de una nueva vida.

Cuando un espermatozoide se inserta en el óvulo de una mujer, empieza el proceso de gestación del feto.

Este proceso se divide en tres fases, las cuales se cuentan conforme a las aproximadamente 40 semanas que se comprende el embarazo.

Las fases perfectamente tienen coincidencia con los trimestres, y se cuentan según las semanas de gestación, estas son:

  • Primera fase o trimestre, inicia desde la semana 1 hasta la 12.
  • Segunda fase o trimestre, a partir de la semana 13 a la 28.
  • Tercera fase o trimestre, comienza en la semana 29 y culmina aproximadamente en la 40, esto puede variar.

Primera fase o trimestre

En este periodo, el mundo externo influye dentro de la formación del bebé.

Por eso es fundamental el estar conscientes del estado de embarazo por parte de la mujer.

Si no se toman las medidas adecuadas, el feto puede presentar problema a largo de la gestación.

Incluso estos problemas se pueden extender una vez nacido y perdurar por el resto de su vida.

Por parte del bebé

En cuanto ocurre el proceso de fecundación del óvulo, este se transportará hasta el útero de la mujer donde pasará aproximadamente las siguientes 40 semanas.

A partir de las cuatro semanas empieza el desarrollo del cerebro, médula espinal, sistema circulatorio y formación del corazón.

Ya hay un pequeño cordón umbilical y placenta por el cual el pequeño se alimentará.

La piel del feto en este momento es casi translúcida y se parecerá a un renacuajo o un pequeño frijol que se está abriendo y apenas le está saliendo una raíz.

A partir de las ocho semanas empieza a crearse un rostro con unas pequeñas protuberancias en la cabeza, esas indicarán la nariz, oreja y boca.

Los ojos buscan una posición hacia adelante lo que permitirán que se hagan los párpados.

Por otro lado, comienzan a formarse los intestinos y el hígado y las extremidades como brazos, manos, piernas, pies y dedos.

A partir de las doce semanas ya hay una integración entre el sistema nervioso y los músculos, tanto así que ya empieza a mover sus extremidades.

Los riñones, que ya están situados, producirán orina, la cual será expulsada en su bolsa y este la volverá a ingerir por su boca.

Su rostro está más definido y posee párpados. Le empezarán a crecer las uñas y a creare sus huella digitales, las cuales son únicas entre las personas.

Para este momento los órganos sexuales están formados y se puede deducir si será niño o niña, dependiendo de la posición en que se encuentre.

Al finalizar este trimestre, el feto debe medir y pesar aproximadamente lo que pesaría una ciruela o un melocotón pequeño.

Es decir, una medida entre 7-10 centímetros de largo y un peso aproximado de una onza o 30 gramos.

Por parte de la mujer

La mujer manifestará a nivel interno diversos cambios que pueden ser o no detectados por la misma.

Toda mujer vive el proceso de manera distinta, no obstante, hay generalidades que destacar.

El primer signo en manifestarse es la supresión o falta de menstruación.

A las dos a tres semanas del periodo fértil de la mujer, se debería manifestar su menstruación.

Sin embargo, como el óvulo ha sido fecundado este proceso no ocurrirá.

Hay casos en los que las mujeres tienen síntoma desde la primera semana de gestación.

Estos se puede confundir con los síntomas premenstruales, y pueden ser:

  • A nivel físico sentirá cansancio o agotamiento constante.
  • En relación a la digestión puede presentar desde malestares estomacal, náusea, acidez, estreñimientos e incluso antojos.
  • Puede que tenga dolores de cabeza, migrañas o mareos.
  • Con frecuencia ocurre incontinencia, es decir, la sensación de orinar a cada rato.
  • También puede que haya cambios de humor, sensibilidad en los senos y variación en el peso corporal que puede aumentar o disminuir.

Los síntomas son diversos y cada cuerpo es distinto.

Todo depende de cómo la mujer reciba las grandes cargas hormonales que se están bombardeando en su organismo a causa del proceso de gestación.

Estos síntomas no siempre están y por lo general terminan por irse.

Segunda fase o trimestre

Hay mayor estabilidad por parte de la mujer y el feto, pues estos presentan menos riesgos.

Por parte del bebé

A partir de la semana 16, su aparato locomotor seguirá formándose, músculos y huesos, y su sistema nervioso seguirá integrándose a este.

Su piel empezará a crearse y dejar de ser translúcida.

En este punto termina de formarse el intestino grueso en conjunto con el recto, por lo que el bebé hará sus primeras heces.

A partir de la semana 20, para este punto la madre puede distinguir de mejor forma los movimientos del bebé.

El bebé ya tiene una capa de cera protectora por toda su piel, al igual que vellos corporales muy finos, así como pestañas y cejas.

Las uñas ya están totalmente hechas y sus oídos están formados por lo que es capaz de escuchar.

El cerebro empieza a determinar las áreas específicas donde se alojarán los cinco sentidos, también se dará la formación de las papilas gustativas.

A partir de la semana 24, por fin su sistema producirá glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.

Los pulmones y sistema respiratorio tienen forma, no obstante, todavía no está apto para su funcionamiento pues falta que se terminen de formar los bronquiolos.

Hay mayor respuesta a nivel del tacto por lo que el bebé siente cuando la mujer masajea su abdomen o está en alguna posición.

En caso de que el feto sea niño, los testículos empezarán a bajar, en algunos casos solo baja uno y no los dos.

Cuando es niña los ovarios se mantendrán en su posición, de lado a lado del útero.

Empezará a crecer cabello en su cabeza y tendrá periodos de descanso y actividad, es decir, empezará a dormir.

Al final de este trimestre el bebé pesa cerca de medio kilogramo y medirá aproximadamente unos 25 centímetros.

Por parte de la mujer

Los síntomas ya no serán tan abruptos como en el primer mes, al contrario, desaparecerán casi a totalidad.

Los cambios más significativos serán a nivel físico como:

  • Hinchazón en el rostro y aparecimiento de manchas oscuras, un ligero acné.
  • Extensión de un fino vello que atravesará el abdomen formando una larga línea.
  • Comezón por el abdomen y ligeros entumecimientos en las manos y piernas.
  • Inflamación en tobillos y dedos.
  • Agotamiento y pérdida del equilibrio y concentración.
  • Aumento del flujo vaginal y ligero dolor de espalda.
  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Estiramiento de la piel, por lo que aparecerán estrías en diversas partes.

Tercera fase o trimestre

Es un momento complejo para la mujer pues presentará cambios aún drásticos a nivel físico.

En un embarazo normal, el feto presenta por un lado menos riesgos, pues se estará terminando de formar, y al mismo tiempo habrá mayor crecimiento físico.

Por parte del bebé

En la semana 32, sus huesitos están formados pero no están rígidos, no obstante, realizará movimientos aún más bruscos.

Tendrá sensibilidad en la vista, por lo que detecta la luz y puede entre abrir y cerrar los ojos.

También es capaz de distinguir los sabores de aquello que haya comido la madre.

Empieza a practicar la respiración y activar los bronquilos en formación, inhalando el líquido amniótico en el que se encuentra, de igual forma practicarán los demás órganos.

En cuanto al peso hay un aumento importante ya que triplicará rápidamente y pesará aproximadamente 1 kg y medio-

Además, aumentará su tamaño unos 8-10 cm.

Para la semana 36, aumenta su grasa corporal y su capa externa cerosa se hará más gruesa y resistente.

El bebé rotará y se podrá en posición con su cabeza apoyada en el útero, además, ya tiene las medidas de un perfecto bebé recién nacido.

A pesar de que sus huesos ya están más fuertes, los de su cráneo seguirán blandos y flexibles hasta después del nacimiento para así poder salir por el canal de parto.

Sus periodos de sueño serán más largos para finalizar la formación del sistema nervioso. Y, no tendrá movimientos tan bruscos por el poco espacio que le queda.

Su peso aproximado es de 2 ½ kg, y su tamaño será de alrededor 42 cm.

De la semana 38 a la 40, ya se considera un bebé completo o a término.

Va perdiendo la capa cerosa que protegía su piel al igual que el vello fino que tenía por todo el cuerpo.

El peso de bebé será alrededor de 3 ½ kg y el tamaño bien puede variar entre 45 a 50 cm.

Pero, su tamaño y peso dependerán realmente de cómo se desarrolle el bebé y la genética de sus padres.

Por parte de la mujer

La mujer presentará diversos síntomas físicos, pero que se pueden sobrellevar.

En este momento la madre debe ir preparando se para reconocer los síntomas de trabajo de parto.

Es necesario un control en la dieta y cuidados para evitar los aumentos de peso repentinos. No obstante, los cambios para estas aproximadas últimas 12 semanas serán:

  • Dificultad para respirar.
  • Incontinencia y gases o flatulencias, esto es debido a la presión que ejerce el bebé en los órganos internos.
  • Dolores de cabeza y acidez.
  • Aumento de peso abrupto sino se controla.
  • Aumento de tamaños en los pechos y la aureola del pezón, incluso puede haber ligeros secreción de líquidos.
  • Insomnio o sueño inconsistente.
  • Ligeras contracciones que se pueden confundir con las de parto.
  • Hemorroides.
  • Retención de líquidos en muñeca y tobillos.
  • Sensibilidad emocional y nervios.