La física reina en todo lo que haces. Es la responsable de que puedas dormir bajo un techo con la seguridad de que no se te va a caer encima. También es la responsable de que puedas ir hasta Australia y volver, en un tubo volador.