Utilizamos el móvil cada día para millones de cosas, contratamos contratos y líneas y tarifas en distintas compañías pero no sabemos cómo funciona una de las partes fundamentales del proceso.

¿Qué es una tarjeta SIM?

Muy poca gente lo sabe, pero la palabra SIM viene del inglés "Subscriber Identity Module", que viene a ser algo como módulo de identificación de abonado.

Es un módulo, un dispositivo, que revela nuestra identidad como abonados a una línea móvil a los satélites de telecomunicación.

Básicamente, la SIM es lo que conecta nuestra línea telefónica (número de teléfono) con el dispositivo en cuestión que vamos a usar y con el resto del mundo.

Activación de la tarjeta SIM o chip

La activación es muy importante porque si no, tu chip no estará funcionando, simplemente. Es un proceso que consiste en avisar a la compañía telefónica que el chip que has comprado, ya lo tienes colocado en un dispositivo y vas a usarlo.

Cuando contratas un servicio de telefonía móvil, necesitas activar tu SIM, por ejemplo, puedes mirar cómo activar un chip telcel.

¿Cómo funciona una tarjeta SIM?

Sí, eso está muy bonito. Pero quiero saber qué pasa en ese chip para que funcione y la compañía sepa quién soy y demás.

Pues es bastante sencillo en realidad.

Simplemente, tu SIM lleva un código de identificación único, que se envía a los repetidores y que a su vez se envía a los satélites.

Entonces, gracias a este identificador, se puede saber exactamente a quién pertenece dicho chip.

Cuando alguien realiza una llamada a tu número, lo que se hace es mirar el identificador de la SIM que la compañía te ha dado, y los satélites saben desde qué repetidor viene la señal asociada a tu número.

Entonces pues se realiza la comunicación y listo.

¿Por qué hay distintos tipos de SIM?

Pues existe la SIM normal, la Micro-SIM y la nano-SIM.

¿Cómo funcionan las tarjetas SIM

El caso es que estos chips han ido evolucionando para ser cada vez más seguros y al mismo tiempo más pequeñitos.

Así ahorramos espacio que se puede utilizar para otras cosas, como por ejemplo un poco más de batería o simplemente para tener un smart-phone más ligero.

Parece una tontería, pero cada detalle cuenta.

Guardar información en la SIM

Curiosamente, las SIM también tienen una pequeña memoria que te permite guardar información en ellas.

Eso es bastante útil por ejemplo si quieres usar tu SIM en varios dispositivos y al mismo tiempo mantener todos tus contactos en un único lugar.

¿Cuál es el futuro de las SIM?

Últimamente se está poniendo de moda el concepto de eSIM que, básicamente, consiste en que el módulo físico ya está integrado en el móvil.

Y lo que hacemos en este caso es asociar los datos identificativos a ese chip integrado en tu teléfono.

Es un estándar que aún se está desarrollando, pero permitirá que nos olvidemos de las tarjetitas para simplemente pasar a usar directamente el servicio, sin tener ni idea de qué está pasando en el interior.