Todos los seres humanos por más rasgos físicos parecidos que tengamos entre unos con otros, somos completamente distintos internamente, y no porque los órganos sean diferentes, sino por nuestra composición genética.

De esto se encarga en gran parte el ADN, que son las siglas del Ácido DesoxirriboNucleico.

Pero, te estarás preguntando igualmente...

¿Qué es el ADN?

El ADN es algo que no se puede observar a simple vista, ya que se encuentra en el mundo de las macromoléculas.

¡Que la palabra no te asuste!

Esto quiere decir que dentro de las moléculas (partículas muy diminutas pero más grande que los átomos), las macromoléculas serían partículas un poco más grandes que sus demás hermanas moléculas.

Pero, a fin de cuentas siguen siendo moléculas, de ahí viene que se le coloque el prefijo "macro-" a la palabra.

Ahora bien, el ADN es el encargado de contener y transmitir toda la información genética de todos los seres vivos y formas de vida. Básicamente este lleva el cóctel de químicos que está dentro de cada una de nuestras células en el cuerpo.

¿De qué se compone el ADN?

En apariencia, la forma que tiene el ADN es de una escalera de manos torcida, muy similar a unas trenzas.

El ADN está compuesto por tres ingredientes básicos, un grupo fosfato enlazado por un azúcar y una base nitrogenada.

Cada segmento de estos tres ingredientes será como la parte de un largo rompecabezas, debido a que la base nitrogenada de cada parte estará unida a otra base nitrogenada, pero con distintos compuestos.

Existe algo particular en la base nitrogenada y es que internamente contiene cuatro elementos que son la Adenina, Guanina, Citosina y Timina.

Para que cada parte de la escalera o rompecabezas se una unos con otros se forman parejas. Estas parejas se llamarán bases púricas, en la que la adenina siempre buscará a una compañera guanina, y bases pirimidínicas, donde una citosina se encontrará con una timina.

Curiosidad: La unión de los tres ingredientes básicos del ADN reciben el nombre de Nucleótidos, sin importar si su base nitrogenada es adenina, guanina, citosina o timina. Y a su vez, estas uniones que ocurren entre cada base nitrogenada se llaman Ácidos nucleicos.

Ahora si el ADN es tan pequeño como sus ingredientes... ¿quién lo descubrió?

Descubrimiento del ADN

El ADN no fue descubierto por una persona y de una sola vez, fue gracias a una serie de hallazgos que datan desde 1868 empezando por el médico y biólogo suizo Friedrich Miescher como pionero en el descubrimiento de los compuestos del ADN.

En sus años de estudios hacía investigaciones con su maestro de laboratorio. Una de ellas fue el análisis de los restos de pus de materiales que utilizaban en las cirugías.

Esta investigación en especial fue distinta porque Friedrich se interesó por el núcleo de las células que contenía el pus, y se dio cuenta de que su composición era distinta a la del resto de materiales biológicos estudiados. Eran compuestos nunca antes vistos hasta la fecha, a los que llamó nucleína.

Este descubrimiento daría inicio a muchas más investigaciones relacionadas con el ADN

Más adelante en 1889 Richard Altmann realizó experimentos más precisos con los compuestos descubiertos por Miescher y descubrió los ácidos nucleicos. Y a principios del siglo XX Albrecht Kossel le dio nombre a todos estos ácidos nucleicos.

Otro investigador, Phoebes Levene, llevó sus estudios al descubrimiento de los nucleótidos. Y, en la década de los 50, Erwin Chargaff establece unas reglas para comprender la estructura que tiene el ADN a nivel molecular.

Curiosidad: Los ácidos nucleicos son cinco y no cuatro como están en el ADN, además de la adenina, guanina, citosina y timina, existe el uracilo, compuesto que está presente en el ARN.

No obstante, mientras algunos trataban de hallar todos los compuestos del ADN, otros se interesaban en cómo se veían estas macromoléculas, como por ejemplo William Astbury. Él concluyó que este tenía una estructura uniforme, regular, en relación sus compuestos.

Y fue gracias a Rosalind Franklin junto con el físico Maurice Wilkins, en los años 50, quienes por medio de unas fotografías de rayos X especiales precisaron una estructura de ADN.

Por último, con estas fotografías aportadas por Wilkins que Francis Crick y James Watson determinaron la estructura del ADN como actualmente se le conoce.

De manera que el descubrimiento del ADN no se le puede atribuir a una sola persona y a un momento de la historia en específico, pero sí se puede decir que fue gracias a los distintos aportes que han realizado los científicos a lo largo de la historia, como sucede siempre en la ciencia.

Resulta sorprendente que cosas como el color de los ojos, el cabello o la forma de la nariz, puedan estar escritas en un puñado de moléculas.

¿Cómo es capaz el ADN de guardar esa información?

Es simple, el ADN de cada persona tiene su lengua o idioma en particular. Este idioma permite que sea posible almacenar información de forma precisa, como si fuera una gran biblioteca.

Pero, para que todas estas características similares entre una persona y otra sean posibles, es necesario que esta información sea traducida por otro elemento. Y el traductor que hace posible que el ADN se entienda, es gracias al ARN.

¿Qué es el ARN?

Antes que nada, decir que el ARN son las siglas del ácido ribonucleico.

Al igual que el ADN pertenece al universo molecular, por lo que el ojo humano no lo puede ver, pero permite realizar grandes cambios en los diversos organismos.

El ARN está compuesto por los mismos tres ingredientes básicos del ADN, un grupo fosfato enlazado a un azúcar y a una base nitrogenada, que permiten crear un cóctel químico importantísimo.

Aunque obviamente no pueden ser completamente iguales porque entonces serían lo mismo, las diferencias se encuentran en la composición química de estos ingredientes y en la función que cumplen.

Y es que hasta físicamente son distintos, pues el ARN generalmente se va a parecer a una escalera de caracol, como la que hay en las casas.

En el cuerpo humano, el ARN juega un papel importante. Convierte y traduce el ADN en otra sustancia llamada aminoácidos, y además ayuda a que el ADN se pueda replicar dentro de nuestro cuerpo.

¿Qué es un Gen?

La genética es la encargada de estudiar la herencia biológica que hay de generación en generación.

Es decir, estudia esas características o rasgos que se transmiten de forma biológica de padres a hijos, como el color de piel, forma del rostro, rasgos particulares como pecas, lunares o incluso el grupo sanguíneo.

Ahora bien, etimológicamente la palabra gen quiere decir “que es proveniente de…”, “origen” o “nacimiento”. No obstante, este término fue adoptado para hacer referencia al estudio del ADN.

El gen es una parte del ADN que contiene información de características en específico dentro de los cromosomas. Estas características son las que se van manifestando de persona en persona.

¿Qué es el Proyecto Genoma Humano?

Entre 1990 hasta 2003, se llevó a cabo un proyecto científico internacional que consistía en determinar la secuencia que física, química y funcional del ADN.

Estos científicos intentaron identificar los 20.000 y 25.000 genes que compone el genoma humano, que no es más que toda la información genética que puede contener una persona.

A partir del Proyecto Genoma Humano empiezan una nueva forma de realizar las investigaciones biomédicas a nivel mundial por tres motivos.

  • Inventaron formas para poder traducir grandes cantidades de información como los 25.000 genes.
  • Tuvieron que desarrollar instrumentos computacionales que pudieran guardar, clasificar y analizar toda esa masa información.
  • Permitió la colaboración científica internacional a gran escala, con diversos recursos y ramas de investigación.

Este proyecto abrió el abanico de preguntas para el cual los investigadores trabajan hoy día en relación con el genoma humano.

Resumiendo

Digamos que el ADN es el mapa de instrucciones de un organismo vivo. Una receta en la que están escritos los detalles del organismo, tanto para definir sus propiedades como su comportamiento.

Pero este trabajo no lo hace solo pues necesita del ARN para que el ADN pueda funcionar dentro de un organismo.

Esta secuencia de ADN es lo que lleva nuestra información genética, la cual resulta un misterio actualmente pues, gracias al Proyecto Genoma Humano en el que aparecen nuevas preguntas que tiene que ver con la forma en la que se comporta y se entiende nuestra existencia a nivel biológico.