La ley de los gases ideales es una ecuación, que expresa la relación entre distintas magnitudes que pueda tener un gas ideal.

Por ejemplo, podemos medir la presión, temperatura y volumen ocupado por un gas ideal en unas ciertas condiciones.

Lo bueno de poder plantear una ecuación que contenga la relación entre estas medidas, es que podemos conocer un valor simplemente midiendo otros valores.

Para empezar, veamos un ejemplo.

Hablaremos de condiciones normales.