El señor Georg Simón Alfred Ohm pasó gran parte de su tiempo estudiando circuitos eléctricos.

Entres sus numerosos experimentos para conocer los leyes que rigen la electricidad, se encontraba incluso el experimento de tocar muy pequeñas corrientes eléctricas para ver cuánto duelen distintas intensidades.

Su aportación más conocida es la ley de Ohm.

¿Qué nos dice esta ley?

Nos dice que existe una relación entre el voltaje, la intensidad y la resistencia de un circuito.

Dicha relación es:

El Voltaje es equivalente al producto de Resistencia por Intensidad

Si lo prefieres, puedes expresarlo en forma de formulita.

V = R \times I

Pero no te olvides que las fórmulas no son bichos raros, representan relaciones reales entre distintas magnitudes.

¿Para qué sirve la ley de Ohm?

Sirve para conocer una de las tres magnitudes en función de las otras dos.

Si conoces la resistencia de un conductor y la diferencia de tensión a la que están sometidos sus extremos, puedes averiguar la intensidad que circulará a través de dicho conductor, simplemente despejando el valor de I de la relación anterior.

I = \dfrac{V}{R}

Observa que la intensidad, para una misma tensión, será mayor cuanto menor sea la resistencia del conductor.

Aunque eso ya lo sabíamos, porque la resistencia mide precisamente la oposición al paso de la corriente.

Luego, menor resistencia, mayo paso de corriente, mayor intensidad.

Ejemplo resuelto

Imagina un circuito eléctrico en el que hay una fuente de tensión de 5 V y en el que tengo una resistencia por la que circula una intensidad de 2 A.

¿Cuál es el valor de la resistencia?

Pues despejamos la resistencia de la relación de la Ley de Ohm, teniendo:

R = \dfrac{V}{I} = \dfrac{5 V}{2 A} = 2.5\Omega

Es así de sencillo, aunque no es esta la única ley de la electricidad.

Vamos a mirar ahora las Leyes de Kirchhoff.