Vamos a ver un ejemplo básico de metalografía, con sus pasos a seguir y todo bien explicadito.

Para empezar, ¿qué es una metalografía?

Pues igual que cuando te rompes un hueso vas al hospital a hacerte una radiografía para ver qué pasa, pues cuando se rompe un metal por lo general queremos saber qué la ha pasado.

O simplemente queremos analizar la estructura interna de un metal antes de usarlo.

El caso es que la metalografía sirve para ver la estructura que tiene el metal por dentro.

Para eso, usaremos un microscopio y miraremos un trozo o muestra del metal en cuestión.

Metalografía ¿Qué es y cuáles son los pasos a seguir

Eso sí, no miramos el trozo de metal así cortado tal cual.

Necesitamos preparar la muestra para su correspondiente análisis metalográfico.

Por lo general, la haremos de la siguiente manera:

Pasos para preparar una muestra

Lo primero de todo es cortar la muestra.

Cortar

Si vamos a analizar un trozo de acero de un poste grande, no vamos a ir con el poste por el laboratorio.

Lo lógico es cortar un trozo con el que vamos a trabajar.

Empastillar

Esto solo lo haremos si es necesario y la muestra es demasiado pequeña como para trabajar con ella directamente.

Empastillar básicamente consiste en meter la pieza dentro de un contenedor más grande, para poder manipularlo con facilidad.

Metalografía ¿Qué es y cuáles son los pasos a seguir 1

Lo hacemos con algún material polimérico, como puede ser la baquelita.

Desbaste y lijado

Este paso consiste en retirar de la superficie las partes irregulares, así como los restos que pueda haber de grasa o suciedad.

Metalografía ¿Qué es y cuáles son los pasos a seguir 2

Se utiliza papel de lija al mismo tiempo que un refrigerante (como por ejemplo agua) que nos ayuda a que la pieza no se caliente, posiblemente alterando su estructura, y además ayuda a retirar los restos.

Los papeles de lija suelen estar hechos de alguna partícula dura, como el carburo de silicio (SiC), embebidos en el papel que los contiene.

Según la dureza y tamaño de dichas partículas, tenemos papeles más y menos abrasivos. Lo que haremos es utilizar un papel más abrasivo al principio, e ir pasando a papeles cada vez menos abrasivos a medida que consigamos que la superficie a estudiar quede cada vez más plana.

Debemos lijar siempre en la misma dirección, para obtener un resultado más limpio, cambiando esta dirección cada vez que pasamos a un papel menos abrasivo.

Pulido

Una vez obtenida una superficie suficientemente plana, si miramos la pieza bajo el microscopio, veremos que quedan muchos rayones en la superficie.

Es lo normal, pues hemos utilizado papel de luja que consiste en eso, en rayar la superficie para quitar las irregularidades.

Pero antes de poder estudiar la estructura, necesitamos que la superficie quede más plana.

Para ello, realizamos un proceso de pulido, que dejará nuestro metal tan plano que incluso podremos vernos reflejado en él.

Ataque

Si llegados a este punto miramos la muestra en el microscopio, veremos una superficie completamente plana (con algunas perforaciones o surcos si no lo hemos hecho del todo bien).

Pero no podemos apreciar el grano y la estructura interna del metal hasta que realicemos un proceso de ataque.

Este proceso consiste en atacar propiamente dicho a la superficie, de forma que el ácido "se comerá" lijeramente las distintas partes del metal, despertando en la superficie un contraste que deja a vista la estructura del mismo.

Análisis de la imagen

Una vez pulido, limpiaremos la superficie de la forma más suave posible.

Lo común es usar agua, alcohol y un secador de aire caliente.

Posteriormente podremos visualizar bajo el microscopio la estrcutura interna de nuestra muestra.

Metalografía ¿Qué es y cuáles son los pasos a seguir 3

Y a partir de esta imagen, podremos averiguar las propiedades de dicha muestra.