Seguramente ya lo hayas aprendido en la escuela varias veces, pero es probable que lo hayas olvidado.

Y para eso estamos aquí, para ayudarte a recordar y aprender y saber cada día más.

El principio de Arquímedes es el nombre con el cual se conoce a un postulado realizado por el matemático y físico griego Arquímedes de Siracusa (287 antes de Cristo – 212 a. C.). Este científico señaló que un cuerpo parcial o totalmente sumergido en un líquido en reposo registra un empuje vertical hacia arriba que resulta idéntico al peso del volumen del líquido desplazado por el .

Ese es una fuerza que se conoce como empuje hidrostático o empuje de Arquímedes. Su medición se realiza en newtons, una unidad del sistema internacional.

De acuerdo al principio de Arquímedes, el empuje hidrostático se aplica en el centro de gravedad del cuerpo y depende tanto de la como de la densidad del líquido y del volumen del cuerpo.

El principio de Arquímedes, en definitiva, afirma que un cuerpo que se sumerge en un fluido experimenta un cierto empuje (el empuje hidrostático, en sentido vertical) que es igual al peso que se desaloja del fluido. Esto explica por qué ciertos objetos flotan en el y otros no, por ejemplo.

Cuando un objeto se hunde, su peso resulta mayor que el peso del fluido desplazado. En cambio, si el peso del cuerpo es igual o menor que el peso del líquido desalojado, el elemento en cuestión flota. Todo depende de las condiciones de la fuerza de empuje, que si es suficiente puede hacer que el objeto ascienda hasta la (flote). Cabe destacar que el volumen del cuerpo es idéntico al volumen del agua que se desplaza.

Explicación en vídeo

Mira este vídeo y profundiza un poco más sobre el concepto: