Desde que somos pequeños, hemos escuchado hablar que necesitamos consumir proteínas de forma diaria para el bienestar de nuestro organismo.

Te han dicho que sirven para que crezcas de forma sana y fuerte, y por eso nos obligaban a comer todo tipo de cosas desde niño.

Pues las proteínas son eso y mucho más.

Con decir que hasta sirven para mantener nuestros tejidos y células estables.

Entonces ¿Qué son para llegar a ser tan importantes?

Las proteínas y su composición

Son un grupo de moléculas orgánicas que se distribuyen por todos los organismos vivos.

Estas moléculas están conformadas principalmente por: carbono (C), hidrógeno (H), oxígeno (O), nitrógeno (N), azufre (S) y fósforo (P).

Sin embargo, también puede contener otro tipo de elemento químico, todo depende de la función que tenga dentro del organismo.

Las proteínas están denominadas como macromoléculas, debido a que están formadas por conjuntos de moléculas unidas llamadas aminoácidos.

Estas les darán forma y estructura a las proteínas.

¿Qué son los aminoácidos y cuál es su función en las proteínas?

Para entender un poco más acerca de las proteínas es fundamental entender qué son estos aminoácidos.

Son un conjunto de moléculas de bajo peso en masa y están constituidas por dos grupos: amino (NH2) y ácido o carboxilo (COOH).

Existe más de 150 tipos de aminoácidos, no obstante en referencia a las proteínas, solo se conocen 20 combinaciones diferentes, las cuales llamaremos aminoácidos proteicos.

Estas combinaciones son posibles porque un aminoácido está compuesto por la siguiente base:

Un carbono central enlazado a un grupo hidrógeno, uno amino, uno ácido y una cadena lateral.

Esta cadena lateral será la que variará y dará las 20 distintas combinaciones, es decir, una proteína tiene su propio lenguaje gracias a los aminoácidos.

Pero un aminoácido por sí solo no forma una proteína, sino que necesita de la ayuda de enlaces péptidos.

Esto no es más que el pegamento que hay de un aminoácido a otro aminoácido.

Cuando más de 100 aminoácidos se unen a través de estos enlaces, es ahí cuando se forma concretamente una proteína.

Funciones de las proteínas

De acuerdo con las variaciones que puede tener una proteína, esta tendrá una función distinta en el cuerpo.

Y se debe gracias al proceso de transcripción y traducción que hace el ADN, que logra hacer la sintetización o producción de proteínas.

Además, de aquellas que ingerimos a través de los alimentos, pues las proteínas se encuentran en el reino vegetal y animal.

Las funciones se pueden distinguir en:

Estructurales

Son fundamentales para la composición de estructuras, una es a nivel celular.

En las membranas celulares hay proteínas que permiten realizar los procesos propios de las células, tales como la sintetización o la comunicación entre ellas.

Además, también están presentes en los cromosomas.

Son importantes, igualmente, a nivel físico del cuerpo.

A través de las proteínas se hace el colágeno, elastina y queratina, necesarias para la creación de los tejidos del cuerpo como uñas, cabello, piel, tendones, huesos, entre otros.

Y también aportan resistencia y elasticidad a los órganos del cuerpo.

Enzimáticas

También conocidas como catálisis, estas proteínas son las que más abundan.

Tienen la función de ser catalizadores en el metabolismo gracias a las reacciones químicas que provocan.

Una de esas reacciones es la de la amilasa salival, esta se produce por medio de la saliva. Permite que se vaya degradando cosas como el almidón a medida que comemos.

O por otro lado está la pepsina que permiten desintegrar los alimentos en el estómago para su procesamiento en el sistema.

Hormonales

También conocidas como reguladoras.

Son aquellas proteínas que tienen una función estabilizadora en el cuerpo a través de las hormonas.

Por ejemplos, la insulina para nivelar el azúcar en la sangre, la serotonina nos mantiene felices, cortisol activa nuestros sentidos de alerta, entre otros.

A fin de cuentas, todo esto es gracias a la comunicación celular.

Para que una célula le pueda transmitir un mensaje a otra célula necesita enviar señales químicas, y estas son hormonas.

Homeostática

La albúmina es una proteína que se encuentra en la sangre, esta tiene la función de mantener y proteger el medio interno y externo de las células, es decir, el pH.

De trasporte

Estas se encargan de llevar de un sitio a otro sustancias.

Por ejemplo, una de esas sustancias son los lípidos mediante lipoproteínas de alta o baja densidad.

Los lípidos, es decir, las grasas se transportan a través de la sangre, entonces esta proteína hace que el trayecto sea de forma amigable por el cuerpo.

Esto impide, básicamente, que gotas de aceite pasen por los torrentes sanguíneos.

También la hemoglobina es una proteína que transporta oxígeno a través de la sangre, y la mioglobina hace lo mismo pero hacia los músculos.

O en otros casos que no implique la sangre, están los citocromos que se encargan de movilizar los electrones.

Inmunológicas y defensivas

Son aquellas proteínas que se encargan de proteger y defender al organismo de las amenazas de forma interna o externa.

Las glicoproteínas producirían inmunoglogulinas que permitirá que se formen anticuerpos, y también pudieran actuar las mucinas encargadas de producir mucosas.

Los agentes extraños pudieran ser una enfermedad o infección.

Por otro lado, la queratina, trombina y fibrinógeno forman parte de este conjunto por ser quienes traten de proteger al cuerpo de una manera externa.

Por ejemplo, en la coagulación de la sangre o protección de la piel.

De movimiento

También conocidas como proteínas de función contráctil.

Son las que permiten que nos podamos mover a través del movimiento físico de los músculos.

Las proteínas encargadas de hacer eso posible son la miosina y actina.

Estas permiten el movimiento de contraer y estirar los músculos del cuerpo como brazos, piernas, hombres, entre otros.

Y por otro lado, está la tubulina que permite la creación de los microtúbulos en las células, que a su vez estas crearán flagelos en algunas células, como la colita de los espermatozoides.

Energéticas

Son proteínas que tienen una función de reservar y aportar energías al cuerpo, las cuales son la ovoalbúmina, lactoalbúmina, gliadina, hordeína.

Estos se encuentran presentes en alimentos como granos de trigo, cebada, leche y la clara de huevo.

Estas son importante en la niñez para nuestro crecimiento, en la adolescencia, durante el embarazo y la lactancia, pues ayudan en la formación celular.