SALAMARKESA.com

Alimenta tu cerebro

¿Qué es un átomo?

Imagina que te estás comiendo un filete.

Un filete hermoso y grandote que hasta se sale del plato.

Y tu compi, que tiene hambre, te dice: “Quiero un poco de filete”.

Tú le dices: “¿Cuánto es un poco?”.

Y tu compi te dice: “Pues… un trozo, un pedacito, un cachito”.

Y tú, como buena persona que eres… te pones a trocear el filete.

Con un super cuchillo, cortas el filete por la mitad.

Pero tu compi te dice: “Menos! Mucho mucho mucho menos por favor!”.

Y tú, que te lo tomas en serio, cortas la mitad por la mitad, y la mitad de la mitad por otra mitad…. y así… a base de mitades, te quedas con una minucia de filete que apenas se puede pinchar con el tenedor.

Una pelotita tan pequeña e ínfima, que ya no se puede volver a partir por la mitad.

Una pelotita indivisible.

Esta historia está basada en hechos reales.

Y ya en la antigua Grecia, un señor llamado Demócrito decidió darle un nombre a esa pelotita indivisible.

Y la llamó precisamente así: “pelotita indivisible”.

Que en Griego sería: α (a = sin) y τομον (tomon) que significa corte, o sea “sin cortar”, o algo que no se puede dividir, y que pasó a nuestra lengua como átomo.

Pero claro, eso fue hace muchísimos años.

Y resulta que con el avance de la ciencia, se fue descubriendo que no es tan simple la cosa.

No es lo mismo trocear un filete que trocear una berengena o una gota de agua.

Hay átomos de oro, hierro, plata, oxígeno, carbono… cada uno tiene su nombre, porque son grupitos de átomos que comparten una característica común entre ellos, que los hace diferenciarse del resto.

Que los hace únicos, distinguibles.

Y por tanto nombrables y reconocibles

¿Qué característica?

Pues que si juntas muchos átomos o pelotitas ultra-mega pequeñas de oro tienes una barra de oro muy brillante y bonita, que pesa bastante.

Y si juntas un puñado de átomos de hierro tienes también una barra que también pesa, pero es menos elegante que el oro.

Esto es, tiene características y propiedades distintas.

Vale.

Es decir, que hay distintos tipos de átomos, que son como las piezas que construyen la realidad en la que vivimos.

Sí.

¿Y hay alguna forma de reconocer si tengo un átomo de plata o de hidrógeno?

Sí.

Los átomos se distinguen por el número de protones en su núcleo.

Ese número es como su código de identidad.

¿El número de qué? ¿De dónde?

Núcleo, protones, neutrones y electrones.

La palabra núcleo hace referencia al centro, al corazón, a la parte más importante profunda y vital de algo.

En este caso, del átomo.

Hemos dicho que los átomos son las pelotitas muy muy pequeñas de algo.

Y dentro de cada átomo, tenemos un núcleo.

El núcleo está formado de protones y neutrones.

Y alrededor del núcleo tenemos otra cosa distinta, que llamamos electrón.

Los electrones están bailando alrededor del núcleo del átomo.

Muy muy muy rápido.

Algo así:

Vale, ¿y esas cosas que hay dentro del núcleo qué son?

Los protones son unas pelotas que tienen un tipo de energía que es opuesta en cuanto a acción, a la energía que tienen los electrones.

Se dice que los protones son los positivos y los electrones los negativos.

Cada uno tiene su función, y para el balance y armonía del átomo, todos tienen que existir.

Pues no son ni policía ni ladrón.

Están ahí tranquilitos, actuando como estabilizadores del átomo.

Vigilan que los electrones sigan en su sitio y los protones en el suyo.

Un átomo sin neutrones haría que los policías y los ladrones se volviesen locos y el átomo se destruiría.

Básicamente.

Entonces:

Átomo:

Se conoce que si sacamos un neutrón del átomo… esto es, un neutrón libre, este se descompone en un protón, un electrón y un antineutrino.

Pero de momento, en lugar de ir hacia adentro, vamos a volver hacia afuera.

Porque más que neutrinos y gamusinos y cosas efímeras internas de las internidades del átomo, a nosotros de momento nos interesa la sal, la pimienta, el azúcar, el fuego, el agua… y todo eso.

Lo que se come y lo que nos resulta útil.

Recapitulando | Átomos

De forma práctica, la química básica estudia lo que sucede a nivel atómico.

Estudia qué pasa cuando unimos y separamos los átomos con y de otros.

Habíamos dicho que lo que distingue un tipo de átomo del resto, esto es, lo que diferencia al oxígeno del oro, es el número de protones en su núcleo.

Y bueno, eso no es muy difícil de entender.

El átomo de oro tiene 79 protones y el átomo de oxígeno tiene 8.

Pero los dos son átomos.

Es como decir que existe un Husky y un Pastor Alemán.

Los dos son perros.

El número de protones de un átomo se conoce como número atómico, y se representa con la letra Z.

Los átomos están catalogados en una tabla que se llama la Tabla Periódica de los elementos.

Esta tabla no ha surgido de la noche al día.

Es el resultado de muuuuucho tiempo de experimentación, observación, descubrimientos, y diferentes catalogaciones.

Así, hasta encontrar la configuración actual.

Se escribe ordenando los átomos según su número atómico (número de protones), de izquierda a derecha… más o menos.

Como una estantería.

Se llama periódica porque representa de forma periódica -repetitiva- cómo se reptien las características de los elementos, columna por columna.

Átomos similares están organizados en la misma columna.

Átomos muy diferentes, están muy separados en la tabla.

Hay un montonazo de átomos distintos, y lo suyo es que sepas más o menos cómo se llaman y qué pasa con ellos.

Pero obviamente no vas a aprenderte todos los átomos y sus números atómicos.

Eso no es para lo que veniste al mundo.

Pero sí que estaría bien que sepas que existen y más o menos cómo están organizados.

En el siguiente capítulo vamos a ver cuáles son los átomos más comunes y unas cuantas de propiedades acerca de ellos, para que les pierdas el miedo.

Seguir aprendiendo

Índice: Curso de química

Siguiente: Selección universal de la liga de átomos

Las camisetas más populares