Que no te dejen engañar y te digan que simplemente es porque estás entrando en la pubertad o porque tienes las hormonas revueltas.

¿Qué es el acné? ¿Qué lo produce?

El acné es una afección en la piel común entre las personas. Se manifiesta a través de básicamente erupciones, bultitos o lesiones en la superficie de la piel.

Puede ser considerada como enfermedad cuando hay una gran concentración de estas erupciones en una zona específica del cuerpo como rostro, cuello, pecho y espalda.

El acné puede producir comedones o espinillas, puntos negros, granos, nódulos e incluso quistes.

Hay diversos factores que hacen que ocurra, algunos son:

  • Aumento en la producción de hormonas, que hace que haya más sebo. Al haber más sebo los folículos pilosos, que es donde están los poros y pelos, estos se acumulan y hace que salgan esos bultos.
  • Por una bacteria llamada propionibacterium acnes o cutibacterium acnes.
  • Por consumir más azúcar de la que el cuerpo no puede procesar.

En el caso del azúcar, pueden ocurrir varias cosas como el disparo de insulina al cuerpo para intentar procesar el azúcar.

Esto a su vez puede hacer que reaccionen varios órganos y empezar a generar más hormonas de lo normal.

También por la transformación de la azúcar en grasa a través del hígado, cuando este no hace el proceso completo de desintoxicación. 

La piel se debe cuidar tanto por dentro como por fuera

La alimentación es un factor clave por lo que se recomienda:

  • Evita el exceso de azúcares.
  • Consumir al menos dos veces por semana pescado azul como atún, sardina, salmón, incluso algas marinas, por sus niveles de Omega 3 y ácidos grasos esenciales.
  • Para el omega 3, pero también de Omega 6 también se consumen semillas o frutos secos como las de girasol, de calabaza, ajonjolí, lino, chía o nueces, así como también el aceite de oliva.
  • Consumir vitamina A en alimentos como zanahoria, camote o batata, brócoli, mango, albaricoque. Vitamina E germen de trigo, frutos secos y semillas y vitamina C presente en frutas como fresas, cerezas, arándanos, kiwi, entre otros.

Estas recomendaciones son para que empiece no solo una limpieza sino cuidado interno de la piel.

Así como se cuida por dentro también se cuida por fuera

Para el tratamiento del acné existen recetas que puedes elaborar, en su mayoría, con productos de tu casa y elaborar tónicos, cremas o mascarillas.

Tónicos para combatir y prevenir el acné.

Los tónicos ayudan para la limpieza de la piel, estos se pueden utilizar de forma diaria y después de que hayas lavado tu rostro principalmente.

Entre las distintas recetas están:

Tónico de vinagre de manzana

Ingredientes: 75 ml de vinagre de manzana, 150 ml de agua, opcional 2 gotas de árbol de té.

Preparación: simplemente se mezclan ambos líquidos y se reservan en un recipiente dentro de la nevera para mayor conservación.

Modo de empleo: con ayuda de un algodón, repartir el líquido en el área de mayor concentración dando pequeños toques, no arrastrando el algodón.
Se puede emplear una o dos veces al día, tanto en la mañana como en la noche.

Truco para hacer mayor o menor cantidad es siempre midiendo ⅓ de vinagre de manzana más ⅔ de agua. Y para las gotas del árbol de té, por cada 100 ml una gota.

El vinagre de manzana y el árbol de té por excelencia son astringente en la piel

Estos ingredientes lo que van hacer es ir eliminando los excesos de sebo concentrados en la piel así como también limpiar la zona.

Generalmente las personas que tienen piel grasa en el rostro sufren de acné por lo que es altamente recomendable.

Si tienes piel seca pero en algunas zonas manifestación de espinillas, coloca solo en esas zonas el tónico para que no altere el resto de tu piel.

Tónico con té verde

Ingredientes: 100ml de agua, 4 cucharadas de vinagre de manzana, de 6 a 8 gm de té verde o simplemente 3-4 bolsitas de té verde.

Preparación:

  • Vierte el agua y las cucharadas de vinagre de manzana en una ollita y mezclas.
  • Hierve la preparación por aproximadamente 10 minutos.
  • Una vez que haya hervido, agrega el té verde y deja reposar por 20 minutos.
  • Retira las bolsitas de té, o filtra la preparación, y envasa el líquido en un recipiente.

Modo de empleo: utiliza un algodón para repartir la preparación. Y lo puede utilizar tanto en la mañana como la noche.

Este tónico es ideal para pieles más sensibles y no tan grasas, debido a que tiene una baja concentración de vinagre de manzana y posee té verde.

El té verde posee propiedades y en la piel ayuda como antioxidante y desinflamatorio, va eliminando la aparición de granos, espinillas y puntos negros.

Exfoliantes

Son ideales para retirar excesos y se pueden utilizar de una a dos veces por semana.

Para que haya una exfoliación efectiva en el rostro, es recomendable realizar vapores con agua con el fin de abrir los poros.

Luego se prosigue con la aplicación del exfoliante.

Exfoliante con bicarbonato de sodio para el rostro

Ingredientes:

  • Una cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Una cucharada de canela.
  • Una cucharada de miel.
  • El zumo de medio limón.

Preparación: en un recipiente mezcla todos los ingredientes.

Modo de empleo: usa directamente la preparación, en realizando movimientos circulares y masajeando la zona de 3 a 5 minutos. Al terminar retiras con agua fría, esto ayudará a cerrar los poros abiertos.

El bicarbonato de sodio ayuda a eliminar las impurezas y con su uso va reduciendo el tamaño de los poros a causa de la aparición de las espinillas y puntos negros.

En un rostro con serio caso de acné que presenta granos protuberantes o tiene lesiones evidentes, evita exfoliar de forma el área para que no cause irritación o daños.

Las exfoliaciones son preferible para casos leves y simples apariciones de puntos negros y comedones o espinillas.

Exfoliante para el cuerpo

Ingredientes: 4 cucharadas de borra de café, 75 gm de yogurt natural, puede ser casero.

Preparación: se mezclan ambos ingredientes en un recipiente.

Modo de empleo: masajeas por aproximadamente de 5 minutos y dejas reposar por un par de minutos y retiras con agua fría o a temperatura ambiente.

La borra de café ayudará a eliminar las impurezas como la piel muerta que se acumula en la piel, y el yogurt permite que haya un efecto humectante en la piel.

Mascarillas

Estas permiten tanto humectar, relajar y tratar la piel y se pueden aplicar hasta tres veces por semana.

Una efectiva y con ingredientes que puedes conseguir en tu cocina es la siguiente.

Mascarilla para la noche

Este tipo de mascarilla no es recomendable para pieles sensibles, dado que el limón puede causar irritación.

En pieles secas siempre se debe tener cuidado con las cantidades de limón para evitar resequedad.

Ingredientes y preparación: una cucharada y media aceite de oliva extra virgen, media cucharada de miel y  zumo de medio a un limón. Mezcla ambos ingredientes en un recipiente.

Modo de uso: con tus manos bien limpias, esparce la preparación por tu rostro y dejas reposar por al menos 20 minutos. Luego retiras con agua templada. Evita la zona de las ojeras y párpados, pues es una sumamente sensible.

Es importante que este tipo de mascarillas se utilicen en la noche o por lo menos no cuando tengas que salir al sol.

La exposición del limón en la piel puede producir manchas.

El aceite de oliva y la miel permiten no solo humectar la piel, sino también que mejoran su salud proporcionando vitaminas A y E, así como Omega 3.

Por otro lado el limón causa un efecto limpiador, astringente y antioxidante.veces por semana.

Generalmente su aplicación es después de la exfoliación, y en caso de no realizar la exfoliación, simplemente antes de tónico.