¿Qué es la caspa? ¿Qué lo produce?

La caspa es una afección en la piel que principalmente se observa en el cuero cabelludo.

Generalmente se manifiesta como un escamamiento blancuzco, en otros casos, tiende a ser amarillento, depende mucho del grado de severidad.

Provoca picor y enrojecimiento en diversas áreas.

La caspa se produce por un aceleramiento de la escamación de la piel.

Hay dos factores fundamentales que hacen que la caspa surja en el cuero cabelludo.

Están los producidos por el medio ambiente, sudor, estrés o el calor, haciendo que el cabello genere vapor.

El otro factor está en el cuerpo, gracias a un microorganismo que habita en el cuero cabelludo llamado Malassezia Globossa.

Cuando este microbio come el sebo de los folículos pilosos del cabello, puede hacer que prolifere un hongo llamado Malassezia, el cual habita en mamíferos.

Remedio
con aceites

Los aceites
son buenos compañeros cuando se trata de caspa, te preguntarás ¿por qué?

En ocasiones
lo que realmente necesita nuestro cuero cabelludo es hidratación y por ello es
que empieza a generar más sebo del que debería.

Para ello,
una buena opción es utilizar aceites como el de oliva, de coco, de almendras dulces.

Sin embargo,
te mostraremos un preparado de aceites potente para restaurar tu cuero
cabelludo además de aportar propiedades beneficiosas para el cabello en
general.

Ingredientes:

  • 2
    cucharada de aceite de almendras dulces.
  • 2
    cucharada aceite de coco o manteca de coco.
  • 2
    cucharada aceite de romero.
  • 2
    cucharada aceite de oliva extra virgen.
  • 1
    ½ cucharada aceite de árbol de té.
  • 1
    cucharada de vitamina E, o el contenido de 5 cápsulas.
  • Envase
    de cristal, preferiblemente cristal oscuro para una mayor y mejor conservación.

Preparación: mezcla todos los aceites y la
vitamina E para que se integren de manera uniforme y envasa en el recipiente
para mayor durabilidad.

Modo de
aplicación:

  • Se
    aplican directamente en el cuero cabelludo dando pequeños masajes en las
    diversas áreas que sientas mayor concentración.
  • Úsalos
    la noche antes o al menos 3 horas antes del lavado de cabello para que este
    actúe y haga afecto.
  • Se
    recomienda no salir al sol con estos aceites aplicados, pues puede generar un
    efecto adverso y más bien quemar el cabello, así que preferiblemente úsalos
    dentro de casa.

En caso de
hacer una mayor preparación, simplemente duplica la cantidad. Pero cuidado con
el aceite de árbol de té.

El aceite de árbol de té es un excelente antiséptico y regenerador.

Sin embargo, también tiene un efecto potente limpiador y puede que termine más bien resecando el cuero cabelludo, así que úsalo con cautela.

La suma de
todas las propiedades de cada aceite irá penetrando poco a poco y con el paso
de las semanas verás resultados.

Curiosidad: al contrario de lo que se cree, la aplicación de aceites no hace que el cabello se vuelva graso, más bien regula la grasa que genera el cabello y cuero cabelludo. Lo importante es saber aplicarlos.

Tip: puedes aplicar unas 10 gotas de árbol de té o de romero o cualquier otro a tu champú común para potenciar el efecto de este y actúe de forma pasiva.

Remedios
con limón

Hay
diversas recetas con limón, sin embargo, hay una simple y efectiva en la que
solo necesitas:

  • Zumo
    de un limón.
  • Una
    cucharada de aceite de romero o aceite de coco (opcional).

Tienes la opción
de usar limón solo o con alguno de los aceites mencionados.

Puedes mezclar
estos ingredientes y aplicar el preparado distribuyendo y masajeando por todas las
raíces de tu cabello.

Esta
preparación la dejas actuar por unos 20 minutos y luego prosigues con tu lavado
normal de cabello.

El limón es
un ingrediente que con su uso además de controlar y prevenir la aparición de
caspa también ayuda con los hongos, el cabello graso, es antioxidante y
estimula los folículos capilares para acelerar el crecimiento del cabello.

Aporta
muchas más propiedades y beneficios, no obstante, esto funciona con su
constante uso.

Nota: es importante que tengas en cuenta
que debe no salir al sol con este producto pues, esta fruta tiene la
particularidad de aclarar el cabello por los ácidos que contiene.

Tip: si deseas aclarar tu cabello, mezcla
zumo de limón con manzanilla y con un envase de spray distribúyelo por el
cabello un día si y uno no. Úsalo con cautela, el exceso de limón tiende a resecar
el cabello.

Remedio
con bicarbonato

Este ha
sido un ingrediente que por años has escuchado de tu abuelita, mamá, tía pues
sirve para múltiples cosas, en específico para la limpieza.

El
bicarbonato de sodio tiene un efecto tanto antiséptico como antibacterial, de
modo que permite limpiar y prevenir la aparición de hongos en el cuero
cabelludo.

Existen diversas maneras de aplicarlo pero hay tres formas sencillas de hacerlo.

En tu champú común:

Agrega una cucharadita de bicarbonato junto con la ración de champú que vayas a utilizar al momento del baño y listo.

Puedes utilizarlo cuantas veces gustes a la semana.

Junto con limón:

Con el zumo de uno o dos limones, agrega 2 cucharadas de bicarbonato de sodio.

Esta preparación hará producirá muchas burbujitas por lo que poco a poco debes ir agregando hasta que se diluya por completo.

Lo aplicas en el cuero cabelludo, masajeas por 5 minutos y prosigues con tu lavado normal de cabello.

Usa esta mezcla no más de tres veces por semanas pues, la combinación puede ser un poco agresivo para el cabello y tender a debilitarlo un poco.

Con el uso de esta aplicación se recomienda hidratarlo con alguna mascarilla, por ejemplo con un aguacate, u otro producto fortalezca e hidrate tu cabello.

Solo con agua:

Crea una pasta con dos cucharadas de bicarbonato y un poco de agua.

Masajea la preparación en tu cuero cabelludo por al menos 10 minutos y lo retiras con agua, luego lava tu cabello con normalidad.

Puedes realizar esto tantas veces quieras en la semana, ya que el producto no penetra de forma tan agresiva, pero va aportando resultados a medida que se utilice.