Desde el azúcar hasta el teléfono móvil y pasando por los muebles de casa, todos los productos que nos rodean pasan por un proceso de producción.

Generalmente, el concepto de fabricación hace referencia a la obtención de piezas concretas, mientras que el de producción se usa más para productos complejos.

  • Se fabrican tornillos, barras de acero, motores, ...
  • Se producen coches, aviones, ordenadores, …

Los sistemas de fabricación y producción son el conjunto de mano de obra, equipos y procesos diseñados para combinar y modificar los materiales de entrada y obtener las piezas o productos finales.

En ambos sistemas encontramos:

  • Personal operario: interviene de forma directa en el proceso. Son los trabajadores que realizan tareas en contacto directo con las máquinas y herramientas.
  • Personal profesional: interviene de forma indirecta. Son los ingenieros, los técnicos, los administrativos, etc…

Existen sistemas productivos relativamente simples, donde toda la producción sucede en un único lugar y de manera muy directa, mientras que hay otros sistemas de producción que son bastante más complejos:

  • A veces los residuos generados en un sistema se usan como materias primas de otro sistema.
  • También encontramos sustemas que intervienen en determinadas fases de otro (sub-contratación).
  • O incluso sistemas que proporcionan recursos para que otros sistemas puedan funcionar (por ejemplo el sector energético).

Tendencias en los sistemas productivos actuales

La tendencia actual es la de elaborar una gran cantidad de productos muy diversos y tener una alta productividad con unos niveles de calidad exigentes con formas mecánicas cada vez más complejas.

Estas exigencias se solucionan con el desarrollo de autómatas especializados.

La automatización sustituye al operador humano por dispositivos que funcionen solos (aunque algunos necesitan ayuda humana para hacerlo).

Ventajas de la automatización:

  • Reducción de costes
  • Aumento de la productividad
  • Mejora de la calidad
  • Eliminación de riesgos relacionados con errores humanos
  • Mayor seguridad del personal operario

Inconvenientes:

  • Supone una gran inversión inicial
  • Costes de mantenimiento elevados

Sistemas productivos continuos y discretos

Según el flujo que sigue la materia prima desde su llegada hasta obtener el producto final, distinguimos entre dos tipos de sistemas productivos.

Continuos

Consisten en un flujo continuo de materia prima que se somete a distintos procesos físicos y químicos para conseguir un resultado sin ninguna interrupción y funcionando las 24 horas al día, con alguna parada ocasional de mantenimiento.

Ejemplos:

  • Refinación del petróleo
  • Fundición de metales
  • Elaboración de fertilizantes
  • Elaboración de papel
  • Producción de electricidad

Discretos

La producción en este tipo de sistemas está fragmentada en distintas etapas, más parecidas a un taller donde el producto va pasando de una etapa a la otra.

Ejemplos:

  • Producción de automóviles
  • Producción de ordenadores
  • Producción de mobiliario

Instalaciones para la producción

Una empresa tratará de organizar cada una de sus fábricas de la manera más eficiente para cumplir con el objetivo gastando el menor dinero posible.

Las disposiciones de planta más comunes son:

Distribución por procesos

Es la distribución más usada para una fabricación por lotes de productos (por ejemplo para reponer un lote de productos que se ha agotado).

El producto pasa de una zona del taller a otra en función de las tareas que requiera en cada momento.

En la imagen se ve el recorrido que hacen en la planta distintos productos:

En cada caso, el producto pasa por distintas zonas de la planta, según sea necesario pasar por un proceso u otro.

Esta distribución tiene el problema de no ser la más eficiente, ya que no está especializada en un solo producto. Además, presentan un elevado coste al tener que llevarse el material de un lugar a otro constantemente.

Distribución de posición fija

En aquellos casos en los que el producto sea demasiado grande, pesado o voluminoso y suponga demasiado coste moverlo de sitio, se adopta la que se denomina distribución de posición fija.

Es muy común en la producción de locomotoras, buques, aeronaves y cualquier tipo de maquinaria pesada en general.

Distribución por producto

Se utiliza para la producción en grandes cantidades de un pequeño grupo de productos y muy estandarizados.

Consiste en una cadena de montaje donde el producto va pasando por diferentes zonas donde los operacios especializados realizan una tarea concreta.

Disposición celular

También llamada disposición por tecnología de grupos.

Consiste en repartir las distintas tecnologías o procesos comunes en células agrupadas y orientadas a un mismo fin.

Así, cada una de estas células tecnológicas se dedica a fabricar exclusivamente componentes que necesitan una serie de operaciones similares.

Estas células suelen tener formas cerradas, para reducir el desplazamiento de una parte a otra.

Organización de la producción

Para la correcta ejecución del desarrollo de un producto existen distintos departamentos que se encargan de gestionar los aspectos necesarios.

Ingeniería de fabricación

El departamento de ingeniería de fabricación es el personal encargado de planear los procesos de fabricación. Es decir, decide cuáles son los procesos y equipos que deben usarse para fabricar las piezas y montar los productos.

Además, se encargan de diseñar las secuencias en las que deben realizarse las distintas tareas.

Planificación y control de la producción

Este departamento se encarga de pedir los materiales, herramientas y piezas que hay que comprar.

Y además se encarga de asegurar que los departamentos operativos dispongan de los medios que necesitan para hacer su trabajo.

Control de calidad

Es un departamento cada vez más importante, debido al aumento de la competitividad que existe hoy en día.

Ya no vale con poner un producto en el mercado, sino que el producto debe cumplir unos exigentes mínimos de calidad para garantizar su éxito.

A mayor control de calidad en todas las etapas de producción, tendremos menor cantidad de desperdicio y un mayor grado de satisfacción del cliente final.

Mantenimiento

Se encargan de maximizar la vida útil de las máquinas y herramientas utilizadas.

Existen diversas técnicas de mantenimiento:

  • Mantenimiento correctivo: consiste en arreglar fallos en los equipos. Puede ser planificado (para que los operarios sepan qué deben hacer y cuándo) o no planificado (en caso de emergencia, cuando se produce un fallo crítico).
  • Mantenimiento preventivo: consiste en realizar tareas que eviten los fallos. Entre otros, se centran en cambiar piezas que sufren mucho desgaste, limpiar las máquinas, lubricar los mecanismos, etc...
  • Mantenimiento predictivo: consiste en medir el estado de salud de las máquinas, realizando análisis de vibraciones, termografías, monitoreos, de forma que no haya que parar la producción pero se pueda conocer en qué estado se encuentra el sistema.

Secuenciación de la fabricación

Según en qué orden se realizan las distintas tareas, tenemos dos tipos fundamentales de fabricación.

Fabricación o ingeniería secuencial

Las actividades se realizan una después de la otra. Cuando termina el primer proceso, se realiza el segundo, y así sucesivamente.

El problema que esto supone es que si en una etapa avanzada de la producción se detecta una necesidad de cambio, todo lo que ya se ha hecho no sirve para nada.

Además, puede ser una pérdida de tiempo si un proceso futuro está esperando a que termine un proceso anterior.

Fabricación o ingeniería concurrente

En este planteamiento, las etapas se realizan de manera independiente, agrupando procesos y piezas distintas en tiempos separados, para luego unir o ensamblar los distintos componentes en un resultado final.

Así, se aumenta la flexibilidad de poder realizar ciertos cambios en aspectos concretos del producto sin desperdiciar otras tareas.

Además, no hay que perder el tiempo esperando a que otro proceso anterior termine.