Esta historia está basada en hechos reales.

Así que mucha atención.

Ayer mismo fui al almacén de carnes de aquel gran mercado.

Y había allí un Husky esperando en la puerta con mucha hambre.

Pobrecito.

Lo disfracé de persona para pasar los controles de seguridad.

Nadie se dió cuenta de nada porque es un Husky muy astuto.

Finalmente entró en el almacén de carne y se hizo con todas.

Carnecita por aquí.

Carnecita por allá.

Menudo perro inteligente.

Menudo perro guasón.

Se las sabe todas.